Sugerencia de la Semana: extendiendo la vida de anaquel

Con mayor información sobre la vida útil y la tecnología actual, las instalaciones de producción pueden ayudar a reducir el desperdicio de alimentos, el crecimiento de bacterias patógenas y mejorar la calidad de los alimentos refrigerados. La vida útil de cualquier alimento está influída por ingredientes, procesamiento y empaques. La Sugerencia de la Semana explora la cantidad de tiempo en que el producto sigue siendo aceptable para el consumidor sin una pérdida significativa de calidad o seguridad.

Reviewing+expiration+date.jpg

Los aspectos de la vida útil incluyen el sabor, apariencia, textura y crecimiento microbiano tal como el moho. Los cambios en cualquiera de estos aspectos llevarán al consumidor a considerar que un producto ya pasó su vida útil de anaquel y ya no es fresco.

Muchos fabricantes optan por poner fechas de "consumir antes de" o "fecha de caducidad" en el empaque para dar a los consumidores las pautas sobre la vida útil aceptable, pero no existen reglas estrictas. Cada producto tendrá su propia vida útil. Es una buena práctica indicar una fecha para "consumir antes de" a fin de guiar el consumo de los alimentos; sin embargo, algunos alimentos pueden ser aceptables para su consumo aún después de la fecha indicada.

Algunos fabricantes de alimentos realizan estudios de vida útil. Mantienen el producto y miden varias propiedades organolépticas, como sabor, apariencia y aceptación con paneles sensoriales. Para aquellos productos con una larga vida útil, el estudio puede ser largo y costoso a fin de probar cada producto, por lo que los fabricantes a menudo usan productos similares para compararlos.

La vida útil del producto se puede ampliar con cambios en los ingredientes de la fórmula. Para que aquellos productos que dependen de la suavidad y la humedad tengan características alimenticias aceptables, se pueden agregar enzimas para modificar la textura del producto a lo largo del tiempo. La humedad se puede agregar mediante el uso de hidrocoloides, almidones o gomas para retener la humedad en el producto.

El crecimiento microbiano se puede desacelerar durante la vida útil al disminuir la actividad del agua o el pH de un alimento. Además, se pueden agregar conservadores para ralentizar o inhibir el crecimiento del moho.

Opciones de empacado

Vacuum+packaging.jpg

Los envases robustos se pueden usar para extender la vida útil de muchos productos. Para productos suaves y húmedos, los envases con una barrera contra la humedad evitan que el producto pierda humedad y se seque. Otros productos con poca humedad, como galletas y cereales, pueden absorber la humedad del medio ambiente y perder nitidez si no se tienen barreras de humedad en el envase.

Los paquetes de atmósfera modificada con oxígeno reemplazado por dióxido de carbono o nitrógeno retardan el crecimiento microbiano y pueden extender la vida útil. Algunos productos se tratan con temperaturas ultraelevadas, ultravioletas, autoclaves o irradiación para prolongar el período de crecimiento de los microbios. Por supuesto, una vez que se abre un paquete, ya sea intencional o involuntariamente a través del daño, el producto se deteriorará más rápidamente.

Las amplias fluctuaciones de temperatura en el almacenamiento y distribución afectarán la vida útil de un alimento. Los alimentos refrigerados que experimentan temperaturas demasiado calientes se deteriorarán rápidamente. Al recibir alimentos refrigerados, es importante verificar la temperatura y colocarlos rápidamente en un área refrigerada. Esto es lo mismo para los alimentos congelados que pueden deteriorarse cuando se les permite descongelarse y luego volverse a congelar.

Y usted, ¿cómo combate el desperdicio de alimentos en sus propias instalaciones? la reducción de desperdicios conlleva a una mejora en la utilidad y la seguridad de sus productos.