Sugerencia de la Semana : Auto-inspección 20/20: Combatir las inspecciones miopes para desbloquear el potencial completo de su planta

Las plantas alimentarias de todo el mundo llevan a cabo auto-inspecciones cada mes con el fin de identificar varios problemas con sus prácticas de personal, mantenimiento, limpieza y programas de control de plagas. No existe una regla estable para determinar cómo debe ser la autoinspección. Pueden ser completadas en una variedad de maneras. Algunas plantas tienen una persona dedicada a tal responsabilidad, mientras que otras tienen un equipo de personas que trabajan juntos para llevar a cabo inspecciones. Algunos inspeccionan toda la instalación desde el principio hasta el final, mientras que otros dividen la instalación en zonas, e inspeccionan cada zona en diferentes momentos para asegurarse que toda la instalación sea inspeccionada dentro de un mes. Independientemente del método utilizado para las autoinspecciones, asegurarse de que sean detalladas, exhaustivas y documentadas es necesario para el éxito.

Antes de realizar una inspección real, conjunte las herramientas necesarias para realizar la inspección. Las herramientas más comunes utilizadas por la mayoría de las plantas incluyen: linternas LED, espejos telescópicos, luces negras (para identificar posibles problemas de plagas), lápiz y bloc de notas, y lista de control de inspección. Es importante asegurarse de que todas las herramientas están en buenas condiciones (baterías nuevas en linternas, espejo telescópico no rayado, etc.) antes de que comience la inspección.

Antes de que inicie la inspección, asegúrese de que todos los involucrados tengan la visión de autoinspección alineada. No sólo se deben inspeccionar los artículos a nivel de los ojos. Busque en todos los niveles, por encima del objeto, directamente en el objeto y debajo del objeto. Esta es una clave para un programa exitoso de auto-inspección. A veces, esto puede ser la diferencia entre identificar un problema de inocuidad de los alimentos, y no identificarlo completamente. Al inspeccionar cualquier cosa dentro de la instalación, siempre es importante no sólo inspeccionar un objeto, sino también inspeccionar las áreas por encima y por debajo del mismo, con el fin de identificar otros problemas potenciales que podrían tener un efecto adverso.

A lo largo de la inspección, se deberán inspeccionar las áreas interiores del equipo de producción (cuando sea posible) y las áreas de apoyo con el mismo escrutinio usado en las zonas del producto. Mire detrás de postes de soporte en el almacén y debajo de las máquinas expendedoras en la sala de descanso. Inspeccione las áreas de almacenamiento de productos químicos buscando contenedores etiquetados incorrectamente y mientras esté allí, busque productos químicos no aprobados. Cuando se inspeccionan las puertas de arriba y las placas niveladoras de los muelles para ver si hay huecos, también inspeccione las cadenas de tracción para asegurarse de que estén a prueba de plagas, a una pulgada o menos. Estos son algunos de los puntos más allá de los pasos obvios que deben realizarse a medida que llevamos a cabo y documentamos las inspecciones. Las observaciones realizadas en estas áreas pueden conducir a problemas potenciales de inocuidad de los alimentos, así como posibles fallos del programa, basados n la severidad de las observaciones.

Una vez que la inspección ha sido completada, asegúrese de que las observaciones documentadas estén detalladas para que las acciones correctivas que aborden adecuadamente el problema puedan ser desarrolladas y asignadas al personal / departamentos apropiados para su implementación. Asegúrese de que los plazos se establezcan para la finalización de las acciones correctivas y que la implementación se verifique para asegurar una terminación satisfactoria.

AIB ofrece una variedad de inspecciones que le ayudarán a mejorar sus programas de autoinspección a través de recomendaciones prácticas aplicables a su planta de alimentos en particular. Conozca más haciendo click aquí

Su programa de autoinspección es una pieza fundamental para el programa de seguridad alimentaria de su compañía. Los responsables de las autoinspecciones deben asegurarse de que no sólo se realicen las inspecciones completas, sino que los productos se elaboren en un ambiente que está limpio y bien mantenido.