Cómo el fraude alimentario se está volviendo más prevalente

Imagine que más de 450,000 comensales se preparan para pedir comidas en los mejores restaurantes de Nueva York para la Semana del Restaurante 2017. Estos comensales están esperando una experiencia culinaria después de pagar una fuerte tarifa de reserva.

Ahora imagine que la comida en todos los restaurantes de Nueva York ha sido intencionalmente alterada, y los comensales están ingeriendo productos adulterados de baja calidad. Una red entera de gente ahora está hablando sobre el alimento contaminado - la información se extiende rápidamente. El miedo se hace generalizado, la explosión en las redes sociales y la prensa están cuestionando la integridad de los restaurantes de Nueva York, el producto mismo y los proveedores. Pueden tomar semanas para encontrar la fuente de la adulteración, especialmente si hay una red entera de personas a investigar. Este es el lado dramático del fraude alimentario, pero es importante darse cuenta de que este escenario es posible.

El 16 de febrero de 2017 el gobierno italiano detuvo a 33 sospechosos cuyas acusaciones incluyen la exportación de aceite de oliva virgen y extra virgen a los Estados Unidos. De acuerdo con el Olive Oil Times, los sospechosos estuvieron involucrados en un elaborado esquema para importar aceite de orujo de oliva, un producto que se extrae de la pulpa de fruta ya prensada con disolventes químicos, etiquetando los productos de aceite adulterado de baja calidad como aceituna extra virgen y de ése modo exportarlo a los Estados Unidos. Esos productos se vendieron a través de cadenas minoristas en Nueva York, Boston y Chicago. Estas cadenas minoristas ofrecen productos a restaurantes de Nueva York para eventos de alto perfil, como el NYC Restaurant Week. Tales incidentes podrían tener un impacto económico significativo.

"De este ejemplo con el aceite de oliva, a la sustitución con carne de caballo por la carne de res, a la adición de cáscara de cacahuate molido al comino molido, hay muchos ejemplos de fraude alimentario." explica Earl Arnold, Gerente Global de Defensa Alimentaria y FSMA en AIB International. "El fraude alimentario es una preocupación creciente en todo el mundo".

La venta de aceite de oliva fraudulento y mal etiquetado no preocupa a todos en la industria alimentaria, pero el mayor problema es lo que la adulteración intencional para obtener un beneficio económico tiene la capacidad de causar: problemas con la reputación del producto, baja credibilidad de la industria, los impactos económicos, la pérdida de la confianza pública, y la interrupción del comercio y venta de los productos.

Arnold indicó que el fraude alimentario puede provocar todo tipo de problemas. Puede costarle una empresa mucho dinero al pagar por un producto específico, como la miel, y recibir un producto mezclado con jarabe de maíz. En segundo lugar, si el ingrediente fraudulento plantea un riesgo de retiro, hay que añadir el costo de un retiro y los honorarios legales potenciales para todos los productos en los que se agregó el ingrediente. Las marcas pueden resultar perjudicadas y pueden tardar mucho tiempo en recuperarse de este tipo de problemas. Hoy en día, todos los esquemas de certificación asociados con GFSI incluyen requisitos para considerar el fraude alimentario. GFSI requiere algún tipo de evaluación de proveedores y estrategias de mitigación para prevenirlo.

Los cambios a la regla final de FSMA sobre controles preventivos publicados en diciembre de 2013, fueron diseñados en gran medida para proporcionar información sobre la forma como las compañías implementarán estrategias de mitigación y asegurarán que las estrategias de mitigación funcionen como se pretende. Al desarrollar la regla, la FDA interactuó con la comunidad de inteligencia y consideró las evaluaciones de vulnerabilidad llevadas a cabo en colaboración con la industria alimentaria. El objetivo de esta regla es prevenir actos que causen daños a gran escala, incluyendo pero no limitados al fraude alimentario.

"La regla de controles preventivos para la regulación de alimentos humanos 21 CFR 117 requiere que usted considere la adulteración motivada económicamente", comenta Arnold. "Este es el fraude alimentario que plantea un riesgo conocido de inocuidad de los alimentos para el consumidor. Durante el análisis de riesgos, es necesario evaluar este riesgo y desarrollar controles si se identifica un peligro significativo ".

Conozca las opciones que AIB le ofrece para ayudarlo a prepararse, evitar y controlar un posible fraude alimentario haciendo click aquí